In Re: Astolfo García del Toro
La gesta de los hombres dibujan las facciones de los pueblos que los vieron nacer. Lo que hicieron, lo que viven, lo que practican se convierte en la cultura del pueblo.
Hoy el gobierno municipal de Cabo Rojo honra a uno de sus hijos, a uno de los que ha cincelado las facciones de este pueblo, como atleta, pelotero, entrenador, maestro, juez de atletismo, entre otras, así como amante y fiel esposo de su inseparable Mary,  como padre de altos principios y rigurosa exigencia para sus hijos Howie, Sandy y Erico y sobre todo ciudadano de bien.
La Liga Atlética Interuniversitaria de Puerto Rico (LAI), se honra cuando uno de sus estudiantes-atletas, entrenador y juez, se le reconoce con la designación de una vía publica, pero más aún, cuando se le reconoce como ciudadano ejemplar. 
Este insigne caborrojeño lleva una vida haciendo vivo uno de los principios de la LAI: “la validez educativa de la competencia deportiva como recurso para formar la personalidad del estudiante.” Su trabajo, dedicación y compromiso en el parque, en la pista y en el salón de clases deben ser inspiración para aquellos que salen a entrenar con la aspiración de representar los colores patrios, subir al podio y ganar una medalla.
En época de hombres que predican lo que no viven,  la figura del Profesor Astolfo García del Toro, se yergue como un faro en el horizonte para aquellos que se miran con responsabilidad y aspiran a que un Puerto Rico mejor es posible. 
¡Felicidades Astoflo!

Deja un comentario